Análisis del Volante Logitech G25

¿La experiencia de carreras definitiva? Hace unos años, el mercado de periféricos de carreras para PC estaba siendo literalmente colapsado por productos de cuanto menos dudosa calidad. Mientras tanto, parecía como si la mayoría de las marcas que una vez fabricaron volantes se hubieran retirado de un sector del mercado muy saturado. Todo esto, ha dejado sólamente a dos fabricantes que siguen sacando productos para el mercado principal: Logitech y Thrustmaster. Esta evolución del mercado no es necesariamente algo malo, ya que en los últimos años Logitech ha ido sacando uno y tras otro productos de alta calidad, ganándose de este modo una sustanciosa cantidad de fans. El primer volante de Logitech, MOMO, y el posterior Driving Force Pro (DFP) –producto para PS2- fueron clave en el establecimiento de la compañía como uno de líderes entre los fabricantes de periféricos de simulación de carreras.

Análisis del Volante Logitech G25

El último producto en simulación de conducción de Logitech, es el Logitech G25, un volante de carreras con force feedback que a primera vista parece haber sido rediseñado completamente desde cero. La lista no termina nunca: fuertes efectos de force feedback, acabado de alta calidad y un juego de pedales que incorpora tres pedales en lugar de los 2 usuales. La guinda del pastel es el cambio de marchas que te permite elegir entre el cambio estándar de seis velocidades en H y cambio secuencial de marchas. Todo esto promete proporcionar la experiencia de conducción definitiva en casa, no podemos esperar para probarlo.
Los fanáticos de la simulación de carreras, pueden conseguir suficiente realismo, hay varios fabricantes especializados que cubren sus necesidades. Marcas como Frex, Virtual Performance Parts y NIXIM construyen volantes y pedales especializados que son prácticamente indistinguibles de los de verdad, pero que pueden costar uno o dos ojos de la cara, si los quieres comprar, por ejemplo, podrías gastarte más de mil euros antes de que tuvieras el juego completo. La mayoría de la gente no está lo suficientemente loca como para gastar estas cantidades de dinero en un volante pero hay un mercado considerable de gente que pide un poco más de calidad que los volantes y pedales de plástico que actualmente se ofertan.

Análisis del Volante Logitech G25

El volante está recubierto de piel cosida a mano.

Con el Volante G25, Logitech intenta cubrir las necesidades de su nicho de mercado, lo cual queda bastante claro nada más abrir la caja. El volante parece como si hubiera sido sacado de un coche de verdad: El centro del volante está cuidadosamente hecho de acero inoxidable, mientras que el volante está cubierto de piel cosida a mano, el volante además está desprovisto de la mayoría de los botones innecesarios que tienen otros volantes del mercado, consiguiendo así esa apariencia y tacto tan realista. Al igual que el DFP, modelo anterior al G25, es capaz de realizar giros de 900 grados, o lo que es lo mismo 2 vueltas y media, lo que es ideal para cualquier simulador de carreras con turismos. En la parte trasera del volante, encontramos las palancas que se usan para cambiar de marcha arriba o abajo, ambas hechas de acero inoxidable.
Las palancas de cambio secuencial están hechas de acero inoxidable.

Análisis del Volante Logitech G25

 

Volante G25, instalación de la experiencia virtual de conducción

El montaje del volante en tu asiento de juego Playseat, puede hacerse de varias formas. El volante usa un sistema de fijación doble que con la ayuda de dos botones o pomos de plástico, situados en la parte superior del soporte principal del volante, se puede montar sobre el brazo superior de tu Playseat. Tras apretar esos botones, éstos pueden esconderse en la cubierta empujándolos y girándolos un cuarto, asegurándote de esta forma que no sobresalgan. El soporte para el volante de Playseat ha sido fabricado para que encaje en él perfectamente el Logitech G25.

Análisis del Volante Logitech G25

Análisis del Volante Logitech G25

Tras apretar los botones, éstos se pueden esconder en la cubierta empujándolos. Esto fijará el volante al plato metálico del marco de carreras.

Una extra que será gratamente apreciado por aquellos pilotos de simulación más serios, es la opción de acoplar el volante al marco del asiento de carreras a través de dos agujeros para tornillos de rosca situados en la parte inferior de la unidad, esto permite que el volante sea acoplado de forma segura al marco metálico sin ninguna opción de que se mueva.

Análisis del Volante Logitech G25

El volante puede ser montado tanto usando el sistema de anclaje doble o a través de los agujeros para los tornillos. En la caja de Playseat, se pueden encontrar los tornillos para fijarlo firmemente (ver círculos rojos).

 

Fijación del volante principal

El pedal, la palanca de cambios y la fuente de alimentación se acoplan a la unidad de dirección principal. Logitech usa cables con conectores macho y hembra de 9 pines.

Análisis del Volante Logitech G25

Cuando la unidad principal está acoplada a la parte superior de tu mesa, es prácticamente imposible desconectar cualquiera de los cables. Los pedales y la palanca de cambios están conectadas a la unidad principal.

 

Volante Force Feedback

El Force feedback está presente en el G25, tal y como se podía esperar en un Volante de esta gama, pero Logitech ha llevado esta tecnología un paso más adelante estableciendo un nuevo nivel de realismo. Mientras que el Driving Force Pro fue alabado por sus efectos de Force feedback, el Force feedback del G25 está mucho más refinado que su antepasado. En cuanto juegues por primera vez, notarás los cambios inmediatamente: La fuerza que se transmite es fluida, y mientras que en la mayoría de los volantes con force feedback sientes un movimiento “a tirones” cuando intentas girar en contra de la inercia, en el G25 se produce un movimiento suave y se siente totalmente natural. Al contrario que muchos de los volantes que tienen Force feedback no tienes ese sonido cutre de “click, clack” cuando giras el volante, como pasaba con el Driving Force Pro.

Análisis del Volante Logitech G25

Afortunadamente, Logitech no ha tenido que sacrificar potencia para conseguir esto y una noche de juego duro te podrá dejar con los músculos doloridos, por suerte Logitech ha incluido la posibilidad de cambiar la cantidad de force feedback, para que se adapte en todo momento a tu gusto, en el panel de control. El G25 utiliza dos motores de force feedback para asegurar tiempos de reacción rápidos en ambas direcciones, y el eje de dirección usa cojinetes de bolas para una mayor durabilidad. Debido a la precisa y fluida transferencia de potencia del volante, incluso los más pequeños y más sutiles efectos de force feedback pueden ser sentidos por el usuario. Que no haya duda, Logitech ha establecido un nuevo estándar en Force feedback.

 

El Cambio de Marchas

Algo que no habíamos visto anteriormente por parte de Logitech era la unidad Cambio de Marchas independiente que viene con el G25. Aunque para ser honestos, la idea de una caja de cambios independiente no es exactamente nueva, ya que fue implementada anteriormente por Act Labs. El cambio de marchas en sí, tiene una cubierta como el de una de verdad y la Palanca de Cambios está tapizada con cuero autentico dándole ese toque extra de realismo. El cambio de marchas del G25 es multifuncional, ya que puedes usar tanto un modo secuencial, en el que puedes cambiar la marcha arriba o abajo, volviendo siempre la palanca a la posición central tras hacer el cambio, o bien puedes seleccionar el cambio estándar en H. Para seleccionar el cambio estándar en H, tienes que presionar y girar el botón grande que está justo debajo de la palanca de cambio, una vez hecho esto, puedes mover la palanca como si estuvieras en un coche autentico de seis marchas.

Análisis del Volante Logitech G25

Un Playseat es el mejor lugar donde colocar tu Logitech G25

Para meter la marcha atrás hay que presionar la palanca hacia abajo y moverla hacia la misma posición que si metieras la sexta marcha. Para poder utilizar esta manera directa de cambiar las marchas, el juego en cuestión, debe por supuesto, soportarlo. La forma en la que funciona este método, consiste en que cada marcha seleccionada es en esencia un botón que permanece pulsado mientras una determinada marcha está seleccionada. Si la palanca está en punto muerto, entonces no estará seleccionada ninguna marcha. Este método implica que el juego debe soportar el uso de distintos botones para cada una de las marchas, si este es el caso, entonces no debería haber ningún problema para usar el cambio de marchas en H. Hay diversos botones adicionales en la unidad de cambio de marcha que pueden ser programados según los requisitos del usuario, hay también un visor de 8-direcciones incorporado en el diseño. En general, es un gusto mirar y usar el cambio de marchas, tanto en modo secuencial como en H, además los botones adicionales y el visor parecen sólidos y bien construidos.

Montando el Cambio de Marchas del Logitech G25 en una posición estable

Al igual que el volante, la caja de cambios tiene que ser acoplada al marco metálico del asiento de carreras antes de que pueda ser usada. La unidad usa el mismo sistema de montaje que el volante, con los botones o anclajes que se pueden hundir y ocultados dentro de la unidad principal. Además, hay un tercer tornillo de plástico en la parte trasera de la unidad que impide que la unidad se mueva cuando se cambia de marcha hacia arriba. La unidad tiene además agujeros para tornillos en su base de forma que pueda ser acoplado al marco de un asiento.

Análisis del Volante Logitech G25

Análisis del Volante Logitech G25

Análisis del Volante Logitech G25

La unidad base a la que los pedales son acoplados es grande y sólida, Logitech dispone además de una alfombrilla adherente exclusiva que permite que la unidad se pueda usar en suelos de moqueta sin preocuparse de que ésta se escurra de tus pies. Al desplegar la alfombrilla adherente, sus múltiples y pequeñas púas “muerden” la moqueta de forma que se agarran y la fijan en una posición. El mismo sistema es usado en el DFP y garantiza un agarre firme en la mayoría de los tipos de moqueta y alfombras. Al igual que el volante y el cambio de marchas, la unidad de pedales tiene al menos 6 agujeros de tornillos de rosca que permiten que sea anclado al marco de un asiento de carreras o a cualquier punto en particular que el usuario desee.

 

Unidad de Pedal de Carreras

Los pedales pueden terminar de completar un juego de periféricos de conducción o bien pueden cargárselo del todo, por eso con el G25, Logitech ha examinado con detalle sus diseños anteriores y ha visto qué cosas podrían ser mejoradas en general. Lo primero que notamos cuando sacamos los pedales de la caja, es que la unidad tiene tres pedales en lugar de dos como era normal. En lugar de tener sólo un acelerador y un pedal de freno, ¡Logitech ha optado por incluir un pedal analógico de embrague! Lo que más destaca de la unidad de pedales es el material usado para construirlos, y es que los tres pedales están hechos de acero inoxidable, y esto no sólo los hace parecer extremadamente sólidos al usarlos sino que además tienen un aspecto espectacular.

Análisis del Volante Logitech G25

Análisis del Volante Logitech G25

Asiento Playseat® Evolution y volante Logitech G29

COMPRE SU SIMULADOR AHORA